Las cocinas de estilo industrial nunca pasaron de moda

Las cocinas de estilo industrial nunca pasaron de moda

Las cocinas de estilo industrial nunca pasaron de moda

Se trata de una tendencia decorativa muy práctica y versátil, ya que siempre son cocinas muy vanguardistas y cargadas de personalidad. El estilo industrial, que se originó en los Estados Unidos de los años 50, no está de regreso, puesto que nunca nos dejó. 

No importa que sean punteras tecnológicamente y grandes, pero sí que tengan un look&feel que recuerde a aquellos estudios donde los artistas se instalaban para llevar a cabo sus creaciones. Estos espacios -generalmente fábricas abandonadas- tenían elementos en común, que es lo que ha perdurado en el tiempo y se ha convertido en tendencia decorativa: materiales de construcción a la vista, elementos desgastados, convivencia de diferentes materiales (vidrio, metal, madera,…).

Como ya sabemos, un componente decorativo indispensable es la iluminación, puesto que nos hace de elemento cohesionador. Por esta razón os presentamos las lámparas que pueden encajar mejor en este tipo de línea decorativa.

  • Las lámparas de diseño campana son las que nos referencian mejor este mundo industrial, pero…¿por qué no dotarle de algo de color? os recomendamos que miréis las diferentes opciones que os ofrece Easylight, tanto en forma como en color.
  • Una línea que nos encanta son los focos, que nos remiten directamente a las líneas de montaje industriales. En la lámpara colgante Arne Domus de Santa&Cole apreciamos esa pátina en su diseño, y está disponible en dos tamaños.
  • Una idea muy divertida es intercalar en diferentes zonas de la cocina la A-Tube de Lodes, ofreciendo una iluminación más puntual y a su vez, dando protagonismo a una forma tubular y delgada en recuerdo a las tuberías de agua de los espacios abandonados. Jugando con los diferentes tamaños y colores se pueden crear divertidas composiciones y a su vez hacer un guiño decorativo y con mucha personalidad.
  • Haciendo referencia a sectores profesionales, os propongo dos lámparas de forma muy similar pero conceptualmente diferentes: La lámpara de suspensión Tagomago de Milan nace con la idea de crear un punto de luz, como un faro que guía a los barcos hasta el puerto, y la Cloche de El Torrent, está trabajada con una malla metálica, de estilo muy industrial, y el corcho, materiales poco nobles pero que ofrecen un resultado óptimo para este tipo de movimiento deco.