Se acabaron las vacaciones…¡volvamos a la realidad!

Baobab

Vuelta al trabajo…¡online!

Es ley de vida, detrás de un periodo vacacional siempre hay una vuelta a la normalidad, es decir, vuelta al trabajo, a las rutinas,…pero ya hace un par de años que las circunstancias de nuestras vidas ordinarias se han visto afectadas por la pandemia de la COVID 19, por lo que la vuelta a la normalidad se ha convertido en un hecho bastante más hogareño al que estábamos habituados. Muchos de nosotros, obligados a teletrabajar, término nacido a raíz de uno de los cambios que más nos ha afectado, nos ha llevado a adecuar un espacio de nuestro hogar para dedicarlo a una zona de trabajo… ¿hemos sabido hacerlo correctamente?

A continuación, intentaré ofrecerte algunos consejos para iluminar correctamente una mesa de trabajo, y así conseguir que al final de tu día no te sientas cansado. Un error habitual es colocar solo una lámpara en la mesa de trabajo, cuando lo que se debería hacer es iluminar toda la habitación, pero por niveles.

Pero antes de empezar a poner puntos de luz, deberíamos intentar aprovechar la luz natural, ya que es la que nos proporcionará mayor bienestar y por supuesto, hará que nuestro cuerpo siga su ritmo circadiano. Para ello es importante pensar la mejor ubicación de la mesa de trabajo, pero también contar con persianas o estores que nos permitan ajustar el nivel de luz cuando los rayos del sol entran por las ventanas.

Cuando hay que recurrir a la luz artificial porque la natural es escasa o, simplemente, porque se ha hecho de noche, tienes que iluminar por niveles, de manera que el cambio de las zonas iluminadas y las que permanecen en sombra, sea gradual. La manera más habitual de hacerlo es colocando una lámpara de pie o bien iluminar la estancia con una lámpara de techo. Si las piezas con las que cuentas tienen la opción de graduar la intensidad luminosa (dimmer) te será mucho más fácil conseguir este efecto de suavidad.

Algunas de las piezas que podrían cumplir con estas necesidades podrían ser las Glo-Ball de Flos en sus diferentes tamaños, el haz de luz que emite verticalmente para bañar el techo la Icons de Estiluz o la lámpara decorativa Woody de LedsC4.

Una vez has conseguido que la estancia en la que vas a trabajar tenga una iluminación de ambiente agradable, podemos complementar la zona de trabajo con una lámpara de lectura, para añadir a nuestra zona iluminación de acento.

Aquí sí que hay un abanico amplísimo de soluciones, ya que pueden servir lámparas de sobremesa, como flexos o bien, lámparas decorativas. Para que, efectivamente, funcionen de manera ergonómica habrá que colocarlas de manera que queden por detrás de la pantalla del ordenador, para compensar la luz de la lámpara con la de la pantalla. Podría quedar estupenda la Jerry de Carpyen.

Por otro lado, la luz que emiten los flexos es la más correcta para trabajar, ya que se proyecta en un plano vertical hacia abajo. Los hay con base -por ejemplo, los modelos Elva de LedsC4 o Baobab de Faro-, a modo de lámpara de sobremesa, pero también con pinza – ver modelo Lena Flexo, Pepper o Studio pinza de Faro-, lo que permite ubicarlos de mil formas cuando el espacio escasea. Además, también sirven para iluminar las zonas de estantes si las tuvieras.

Con esta pequeña guía, podrás iluminar tu zona de trabajo de manera óptima favoreciendo además a tu confort visual.